Ella

El desnudo;
La carne que es cuerpo con adjetivo, tiene ganas propias
en la silueta aparece un error que la noche virginal desafía
colorea el frío, deja que la luz capture el sin vestido.

En el calendario los días terminan su jornada habitual;
marcan el paso los tacones en la oficina,
nada más genuino que lo ordinario;
¿vivir sin sus preguntas? ¿jugar sin lunares?

En esta noche:
el sinsentido prepara la poesía que ama;
el toj erótico, la nada que conmueve, lo que es
lo que todavía no sabe; la pureza en pecado
el mar de tinta negra que dibuja.

¿Quién se entrega impenetrable cestrum nocturnum?
en el rito litúrgico de sus deseos reprimidos,
en las convicciones apagadas, en los símbolos
de la tanga, el vino, una izquierda perdida

Nace Eva
Como silueta de una gacela en la Avenida de las Américas
fumando en la banqueta, rozando hojas; la imaginación, el árbol
el brillo, la cintura, el jaguar… ser bella

Un cuerpo que narra su historia

Un cuerpo que narra su historia


Tan extraño es, que viviéndolo es como estar en una película que uno va narrando:

Una cama despeinada; tatuajes que viajan libres de piel en piel, el fuego interno alborotado.
Las casualidades que terminan en una terraza, cerveza que hace vibrar pensamientos azules.
Las nubes de palabras se comen como algodón de azúcar mientras la música toca;
se relaciona con el tiempo y convive con dos labios anónimos que terminan en besos. (tantas ganas)
Leer más

Una menos

Una menos

Nunca me imaginé que tus palabras me matarían.
Las que dices para engrandecerte,
para herirme,
las que no me dices por indiferencia.

Y no porque sean tan poderosas
sino porque confluyen al mar de las palabras que me repite la sociedad.
Esas que me invisibilizan al burlarse de mis sentimientos,
esas que me piden soportar en nombre del amor en vez de liberarme.

Todas esas palabras que van calando mi interior y que se van convirtiendo en “mi verdad” hasta que me las creo.
Tanto que pienso enloquecer.

Nunca me imaginé que tus palabras me matarían y que hoy sería una menos.

 

*En honor a una mujer que prefirió partir de este mundo que aborrece a las mujeres.*

Feminista en construcción

Feminista en construcción

Hace algunos años que me he identificado como feminista. Y aunque a veces es complicado explicar como algunas situaciones de mi vida cotidiana cuadran en ese modelo ideológico, debo confesar que cada día me convenzo más de llamarme a mi misma feminista.

No soy ni la sombra de la feminista que algún día imagine, de hecho en mi mente veía una falsa figura de esa mujer hippie que manifiesta en las calles por los derechos de la otras y que constantemente se opone a las ideas de los hombres con violencia.

Leer más

Crimen

Crimen

Nací en 1980, en medio de una guerra interna, era un martes de junio.

Mi mamá dejó unos meses antes la Universidad, a la que tanto le costó ingresar, porque el

conflicto armado (y el patriarcalismo) amenazaba nuestras vidas. Mi padre se graduó unos

meses después a puerta cerrada porque la situación era complicada en la Universidad. Nunca

supe bien qué pasó, ninguno pudo contarnos la historia. Tampoco los abuelos, los tíos o los

maestros. Leer más