• mujer

    Una menos

    Nunca me imaginé que tus palabras me matarían. Las que dices para engrandecerte, para herirme, las que no me dices por indiferencia. Y no porque sean tan poderosas sino porque confluyen al mar de las palabras que me repite la sociedad. Esas que me invisibilizan al burlarse de mis sentimientos, esas que me piden soportar en nombre del amor en vez de liberarme. Todas esas palabras que van calando mi interior y que se van convirtiendo en “mi verdad” hasta que me las creo. Tanto que pienso enloquecer. Nunca me imaginé que tus palabras me matarían y que hoy sería una menos.   *En honor a una mujer que prefirió…

  • la habitación propia,  mujer

    Leí una historia de lesbianas con final feliz

    Pareciera que leer una historia de lesbianas con final feliz es algo tan común para nuestra época. Sin embargo, estas campañas y políticas también reflejan la ausencia de una cultura que no sea machista. En la vida real todavía existen historias de amor entre dos personas del mismo sexo que se señalan y se discriminan por parte del Estado y de la sociedad.

  • mujer

    Feminista en construcción

    Hace algunos años que me he identificado como feminista. Y aunque a veces es complicado explicar como algunas situaciones de mi vida cotidiana cuadran en ese modelo ideológico, debo confesar que cada día me convenzo más de llamarme a mi misma feminista. No soy ni la sombra de la feminista que algún día imagine, de hecho en mi mente veía una falsa figura de esa mujer hippie que manifiesta en las calles por los derechos de la otras y que constantemente se opone a las ideas de los hombres con violencia.

  • mujer

    La maga

    Estás desnuda dentro de una bañera blanca. Tu piel parece haber caducado y sobre tu hombro cae un mechón blanco. Tus pies son una extraña caricatura del pasado y lo palpas: nadie ha regado tus pechos durante mucho tiempo. Han pasado 40 años. 2000 comprar cialis 5mg la pachanga es un http://mexicanafarmacia.com/ espacio para conocer el fallo del tribunal con el cual se puede. Otros comprar sildenafil en capital federal muchos pacientes, demuestra que no se dan cuenta.

  • mujer

    Beso #1

    El viento de mayo te trajo a mi mundo solitario Llovía cuando tus labios sentí por primera vez Entre nervios y calor sentí tus ramas enredándose a las mías Nuestras raíces se abrazaron haciéndonos cosquillas Reímos viéndonos los ojos, sintiendo nuestra respiración Así inició el juego de la ternura; donde habitan las ganas por descubrir escondites y sensaciones del cuerpo. A mí me inunda el deseo de habitarte la mente y acariciarte el alma, acompañarnos en los momentos que nos traiga el horizonte y recrear el amor en forma de beso. details www.essay-it.com