Feminista en construcción

Feminista en construcción

Hace algunos años que me he identificado como feminista. Y aunque a veces es complicado explicar como algunas situaciones de mi vida cotidiana cuadran en ese modelo ideológico, debo confesar que cada día me convenzo más de llamarme a mi misma feminista.

No soy ni la sombra de la feminista que algún día imagine, de hecho en mi mente veía una falsa figura de esa mujer hippie que manifiesta en las calles por los derechos de la otras y que constantemente se opone a las ideas de los hombres con violencia.

Leer más

Cuando “me cayó el veinte” – Lucrecia Hernández

Denominarme a mí misma como feminista fue complicado. Vivir bajo esa perspectiva lo ha sido aún más, por razones varias. Son procesos álgidos, intensos para mal y para bien.

cribir sobre estas experiencias supone exponer asuntos personales, pero también parecen existir similitudes y afinidades con las de otras mujeres. Permítanme entonces hacer estas reflexiones en voz alta, algo que he querido (y necesitado) hacer desde hace tiempo, mucho antes del discurso de Emma Watson.

Seguir leyendo en Plaza Pública.