Los pasos de la mujer maya k´iche´ – Otilia Lux de Cotí

“… nos hemos acostumbrado a la libertad y tenemos el valor de escribir exactamente lo que pensamos…”, escribió Virginia Woolf, en 1929, en “Una habitación propia”, el ensayo en el que plantea la necesidad de que las mujeres tengan un espacio propio para crear, para hacer que se escuche su voz. En esta serie, Plaza Pública reanuda la pregunta: ¿Cómo construyen su habitación propia las mujeres guatemaltecas? Aquí responde la maestra, exdiputada, excomisionada de la Comisión de Esclarecimiento Histórico y política, Otilia Lux de Cotí.

Leer más

El Patriarcado del Salario – Silvia Federici

El Patriarcado del Salario: “Lo que llaman amor, nosotras lo llamamos trabajo no pagado”

 

Silvia Federici. Teórica y militante feminista italiana. Autora de Calibán y la Bruja (Pez en el Árbol, 2013); la Revolución Feminista Inacabada (Calpulli, 2013); la Revolución en Punto Cero (Traficantes de Sueños, 2013). Federici participó y acompañó luchas de las mujeres por la defensa de las tierras comunales en Nigeria; en los años setenta realizó una campaña por el salario al trabajo doméstico. Sus reflexiones abordan de manera histórica las luchas políticas de las mujeres por producir lo común, con una fértil mirada sobre la reproducción de la vida. En esta conversación que sostuvimos en Puebla, México, nos presenta elementos teóricos para interpretar de manera más amplia el funcionamiento de lo que ella llama el patriarcado del salario. La conversa nos dota de una serie de detalles de la historia del capitalismo que sirven para comprender nuestras luchas.
Leer más

Lidia

“Leer para conocerte.” Lidia Guerra

En un delicioso y fresco lugar en Antigua Guatemala, donde disfrutamos de la terraza, ruinas, pizza, buena música y conversación, Lidia Guerra nos comparte un poco de su vida:

 

¿Quién es Lidia?

Soy una mujer. Me gustan los retos que no te dejan acomodarte, estar en constante reflexión y que tu forma de vida haga cuestionarse a las otras personas, por lo menos eso.

Creo en la educación, entre más sabés, podés tener más consciencia y podes tomar mejores decisiones y si no podés tomarlas podes luchar para hacerlo. Cada vez despertar más y más de un letargo.

De unos años para acá, me gusta leer. Prefiero escuchar que hablar. Me gustan los animales y las plantas.

 

¿Qué es lo que más te gusta de ti?

Mi decisión cuando al fin la tomo, y no hay vuelta atrás. Mis ojos.

 

¿Qué te enoja de la gente?

Muchas cosas, pero más que no sean auténticas y que comprendo que probablemente es porque no se conocen a sí mismas, pero igual me molesta.

 

¿Tenés una línea definida de qué es lo que te gusta leer?

No, me gusta ser experimentar, a veces me recomiendan un libro y veo si me llama la atención, aunque tenga varios en la lista. No soy tan estructurada.

 

¿Qué te ha dado el Grupo Eva y la experiencia de leer autoras?

Compartir lo que estás leyendo pero a un nivel mucho más íntimo de lo que se puede lograr en otros clubes, porque estás en un ambiente de confianza donde podés decir lo que pensás, lo que has vivido, lo que sentís y eso no se logra tan fácil, Eva es un círculo de mujeres en donde se entabla esa confianza e intimidad sobre nuestras vidas y leer autoras me ha permitido reflejarme como en un espejo con las historias de mujeres.

 

¿Cuál crees que es la diferencia de leer una autora de un autor?

La forma en que se describen los sentimientos y el significado de las realidades; te reconocés más en esas palabras de mujer.

 

¿Qué pensás del feminismo?

Se necesita, en una sociedad que no te da el mismo valor porque no hay equidad entre géneros;  cuando estás buscando esa libertad hasta dentro de ti misma en algunos momentos, necesitás buscar equidad, necesitás evolucionar.

¿Cuándo te diste cuenta de eso?

Empecé a sospecharlo hace años pero me definí como feminista el año antepasado

 

¿Crees que entre mujeres hay competitividad?

Sí, creo que como seres humanos siempre hay competitividad sin importar el género, pero también hay otros valores como la sororidad.

 

¿Hay algún libro que te haya cambiado tu forma de ver al mundo?

Sí, varios, el que recuerdo ahora es uno que leí hace tiempo “Por todos los dioses” , trata de todos los dioses y diosas de la mitología griega que me ayudaron a empezar el despertar de las ideas religiosas pues  dejó una espinita que me hizo empezar a cuestionar. Otro autor es Miguel de Unamuno con su frase “las verdades cambian con el tiempo” en el libro Del Sentimiento trágico de la vida .

 

¿Regalo más original?

Las cartas que me escribe mi mamá

 

Frase que escogiste para tu taza y por qué.

“Nadie que ama muere jamás” de Gioconda Belli en el libro “La Mujer Habitada”. Es la última frase del  libro que se ha convertido en mi favorito y me recuerda a mi papá.

 

¿Crees que en la felicidad y qué te hace feliz?

Sí, sí creo en la felicidad. Me hace feliz a veces pequeñas cosas y a veces grandes sueños hechos realidad.

¿Qué pequeñas cosas?

Despertarme en un día lluvioso sin que nadie me pregunte si me voy a levantar, tomarme un café con una buena amiga, soy bastante fácil de ser feliz.

lidia e itzá
lidia e itzá

Días Rojos

Días Rojos

Y estoy aquí sin querer levantarme, negándome a vestir a la nena o a ir a entrevistarme con la directora de un colegio. Más bien quisiera estar junto a ti, acurrucaditos los tres dándonos besos y riendo juntos.

Pero nos ganan los quehaceres, la metas y los sueños, nos ganan las responsabilidades y el http://www.essay-it.com/ trabajo.

Quién se queda en la cama no llega a la cima, dicen los abuelos. Y yo no quiero llegar al cielo, me gusta más el suelo, más en estos días rojos que nadie entiende y que mi cuerpo llora sangre.

Te veré en la mañana

Te veré en la mañana

Cae la noche, vos te fuiste, me quito los tacones y me quedo en calzón. Mis pies tocan el piso frío y exhalo el aire que sostuve durante el día, saco la panza que mantuve en cautiverio todas estas horas. Estornudo sin pudor, me rasco los ojos y el delineador se riega. Abro el refrigerador y me rasco el hombro, disfruto calorías mientras bostezo y el gato se enreda entre mis piernas. Le hablo al gato, lo consiento con un lenguaje que solo él y yo entendemos. Vos jamás sabrás lo que hablamos.
Leer más