Un cuerpo que narra su historia


Tan extraño es, que viviéndolo es como estar en una película que uno va narrando:

Una cama despeinada; tatuajes que viajan libres de piel en piel, el fuego interno alborotado.
Las casualidades que terminan en una terraza, cerveza que hace vibrar pensamientos azules.
Las nubes de palabras se comen como algodón de azúcar mientras la música toca;
se relaciona con el tiempo y convive con dos labios anónimos que terminan en besos. (tantas ganas)

Las caricias de la conversación se escapan hacia la piernas, el pecho, las formas desnudas.
Empieza el baile de sombras, se agita la respiración, seducen los movimientos; es tu mirada;
la forma en que deslizas tus dedos por mi espalda, son las frases ocultas, mis ojos que brillan,
la celebración de este deleite de carne que vive la fuerza del deseo y queda en un permanente

Suspiro.

Regreso al silencio, la cotidianidad te vuelve un recuerdo
En mi vientre quedó impregnado un magnetismo vigoroso, dulce, triunfante.
Tendrá nombre este deseo, será solo noche de una inocente conquista
crepúsculo u ocaso de un encuentro genuino                                                                                                                                    efímero,                                                                                                                                                                                                      desafiante;                                                                                                       locuras que quedan escritas en la historia del cuerpo.